El robo de instrumentos musicales es un tema que está al orden del día. Desgraciadamente, cada vez es más común encontrarnos con casos de desaparición o robos de instrumentos. Y uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los propietarios de instrumentos es demostrar que un instrumento en cuestión es de su propiedad. El microchip de identificación o microchip de seguridad te permite hacer eso: demostrar que un determinado instrumento es tuyo.

El microchip de identificación es lo último en alta tecnología aplicada a la seguridad de instrumentos musicales. Este pequeño aparato se introduce en el interior de los instrumentos y permite identificar a su propietario.

Un instrumento de cuerda es fácil de transportar, suelen tener un valor económico medio/alto y, lo más importante, suelen ser difíciles de identificar de manera cierta por alguien que no sea su dueño, ya que sus características morfológicas, el color de su barniz, etc., son criterios de identificación complicados de interpretar a la hora de identificar un instrumento. Esto es algo a tener muy en cuenta cuando nos planteamos la seguridad de nuestro instrumento, máxime cuando sabemos que el tiempo juega en nuestra contra.

¿Qué es el Microchip de Identificación? ¿Cómo funciona?

El microchip de identificación es un minúsculo dispositivo, del tamaño de un grano de arroz, que funciona mediante radiofrecuencia. Este microchip emite un código alfanumérico al ser sometido a la radiofrecuencia producida por un escáner. Dicho código alfanumérico, que no puede ser modificado de ninguna manera, es único para cada microchip, no hay dos dispositivos con el mismo código. No hay, por tanto, problemas de identificación.

No requiere de baterías para su funcionamiento, por lo que no se agota, y su reducido tamaño y peso (apenas unas décimas de gramo) hacen su instalación fácil y segura.

Para su instalación no es necesario abrir el instrumento ni realizar ninguna operación que ponga en riesgo la integridad o el sonido del mismo, basta con elegir la zona más adecuada y ya está. Por supuesto esta zona no estará en ninguna pieza que sea susceptible de cambio (diapasón, mango, puentes, etc.).

Ventajas del microchip de identificación

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que no se trata de un elemento antirrobo estrictamente hablando, si no un sistema de disuasión e identificación.

La principal ventaja es una identificación inmediata y cierta del instrumento robado, facilitando las gestiones con la Policía y evitando ventas fraudulentas.

Otra ventaja es una posible reducción de la prima de seguro del instrumento aunque, claro está, eso depende de la compañía con la que se tiene contratado dicho seguro.

Una vez instalado el microchip, el usuario puede registrarse en la página del fabricante. Sus datos se añadirán a una base de datos específica que puede ser consultada por la Policía. La tasa de recuperación de instrumentos equipados con este microchip es de cerca del 40%. Muy superior a la de los instrumentos que carecen de él, que no supera el 1% (según fuentes de la Policía).