Muy sencillo: aflojar las cuerdas inmediatamente y llevar el instrumento al lutier.

Que un alma se caiga es algo más común de lo que uno cree. En principio el alma no se cae así porque sí. Puede ser por efecto de un golpe, un cambio de humedad…En cualquier caso, si un alma se cae es porque estaba mal ajustada.

Desde el punto de vista mecánico, dejando de lado la función acústica, el alma actúa como soporte de la tapa armónica, contrarrestando la presión que las cuerdas ejercen sobre ésta y transmitiendo esta presión al fondo y, por ende, a la estructura del instrumento. De esta forma se evita que la tapa acabe hundiéndose. Por eso es tan importante quitar la tensión de las cuerdas cuando el alma se cae.

==========

Licencia de Creative Commons

¿Qué hago si se me cae el alma? por Eduardo Francés Bruno es un artículo publicado bajo Licencia Creative Commons de Reconocimiento 3.0 Internacional.
Para conocer todos los permisos que se otorgan con esta licencia visite las  Condiciones de uso de este sitio.